martes, 7 de julio de 2015

El uso del hábito coral anglicano y sus variantes




Según mi observación,  el uso y desuso del hábito coral entre los clérigos anglicanos se ha variado en los últimos años como nunca antes desde la reforma del siglo dieciséis, lo cual me extraña muchísimo por no ser históricamente tema de controversia.


Hábito coral de los clérigos anglicanos
Alguien preguntará – ¿cuál es el hábito coral? El hábito coral es el grupo de prendas que son el uniforme clerical para el uso durante los oficios y funciones no sacramentales.  Es lo que se pone para dirigir los oficios diarios y  la letanía o para asistir a una función litúrgica a que uno no preside.  


El hábito coral anglicano para clérigos que no son obispos consiste en la sotana, la sobrepelliz y la bufanda negra. Aparte del corte de sus respectivas partes, normalmente admite pocos variantes.  Los curas que poseen títulos universitarios  usan la esclavina de su grado. Gorros clericales y académicos se han variado a través de los tiempos.  Los miembros de algunos cabildos canónicos utilizan una muceta o capa pequeña sobre los hombros. En ocasiones solemnes cualquier clérigo usa la capa pluvial.  Los obispos siempre han usado un hábito propio. Se forma con la sotana, el roquete, la chimere (o cimarra que es una toga académica sin mangas) y la bufanda negra con esclavina. El único variante es el color de la chimere que a veces es negro, a veces rojo. 


Dos versiones del hábito coral para obispos,
usadas por el Arzobispo de York (rojo) 
y el Arzobispo de Canterbury (negro)  
En algunas épocas  este hábito coral bastaba para casi  todo, aún la administración de los sacramentos, mas ahora cuando asisto a eventos de mi diócesis casi no veo nunca el uso del hábito coral.  Todos llevan una clase de alba moderna que se usa sin sotana abajo.  Se revisten con estolas aunque no tengan ningún papel litúrgico durante el oficio. Es algo novedoso. Existen algunos autores sobre el tema que quieren eliminar el hábito coral por no ser muy moderno.  Lastimosamente, casi han logrado su propósito.  


Sé que la novedad está de moda y que abogar a favor de la tradición me hace un bicho raro.  Sin embargo estoy a favor del uso del hábito coral y abogaré por el derecho de vestirme, sentirme y ser lo más anglicano posible.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar