sábado, 28 de marzo de 2015

Domingo de Ramos y la Semana Santa


Ya estamos al principio de la Semana Santa con el Domingo de Ramos: Domingo de la Pasión del Señor. Para mí siempre es una semana de mucho trabajo, pues en la parroquia observamos todos los días de esta semana con los ritos propios. Cada día ofrece algo distinto para nuestra preparación espiritual antes de llegar a la Pascua de Resurrección. Empezamos predicando la Cruz y terminamos cantando el Aleluya. Así debe ser.

"Con majestad montado va"
Los que iban delante y los que le seguían, gritaban: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! (San Marcos 11:9)
 
A los que quieren empezar la semana con una meditación sobre los hechos de la Semana Santa propongo que lean aquí.

miércoles, 25 de marzo de 2015

La Anunciación del Señor a la Bendita Virgen María

Ave, gratia plena, Dominus tecum (San Lucas 1:28)
"La Anunciación" por Fra Angelico


Con tal que esta fecha no caiga en la Semana Santa o la Semana de Pascua, en el 25 de marzo se conmemora la Anunciación del Señor a la Virgen María. 

Aunque los anglicanos casi siempre la vemos como la festividad mariana más importante  del calendario, en verdad es una celebración de nuestro Señor Jesucristo, pues se trata del momento cuando el Hijo de Dios asumió la naturaleza humana en el vientre de la joven israelita. Pues con el "Sí" de María el Verbo Divino se hizo hombre y habitó entre nosotros.


A los que desean meditar más sobre la Anunciación, les invite a seguir este vínculo a "Sermones que Iluminan" donde pueden leer la homilía que contribuí para esta ocasión.


 El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María. Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo: –Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. Al oírlo, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué clase de saludo era aquél. El ángel le dijo: –No temas, María, que gozas del favor de Dios. Mira, concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús. Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reino no tenga fin.
San Lucas 1:26-33

viernes, 20 de marzo de 2015

La Guerrera de los Libros, Parte 2: ¡A la Batalla!

La Guerrera de los Libros con medalla en mano

Hace poco les hablé de la Guerrera de los Libros y su determinada pasión por leer y estudiar. Y les conté que estuvo metida en el rollo de adiestrarse para una campaña reñida y difícil contra los combatientes lectores de otras escuelas primarias de nuestro sector de Virginia.

Contra nervios e insomnio la Guerrera, al lado de sus compañeros escolares, marchó al campo de encuentro con sus opositores. Tras un sinnúmero de preguntas— algunas fáciles, otras filudas— juntos pelearon en la batalla de los libros.

 
Hicieron muy bien. La noble Guerrera hizo su parte y con mucho orgullo y complacencia el equipo de los entregados lectores recibió la medalla de cinta roja, el mayor logro siendo la satisfacción de una labor bien hecha.

 ¡Felicidades, intrépida Guerrera! ¡Felicidades equipo escolar! Que siga la lectura. Que sigan el estudio y el esmero. Pues de estos dos vienen el éxito y la victoria.    

lunes, 16 de marzo de 2015

Kiss me, I'm Irish! (¡Bésame, soy irlandés!)

Kiss me, I’m Irish! (¡Bésame, soy irlandés!)
Así dicen las camisetas del Día de San Patricio que reflejan un fenómeno más gringo que irlandés, el de cubrir todo de verde y con imágenes de duendes pelirrojos y tréboles. Hemos robado el santo de los irlandeses para nuestro deleite. Aunque todos sabemos que San Patricio es el “Apóstol a Irlanda,” la verdad es que para el norteamericano su festividad significa el principio de la primavera y una excusa para tomar cerveza verde.
Patricio, expulsando las culebras
Lo que muchos no saben es que  nuestro santo no era irlandés. ¡Piratas irlandeses lo robaron de los campos tranquilos de lo que hoy es Inglaterra! Lo secuestraron y al joven británico cristiano, hijo de diácono y nieto de sacerdote, lo vendieron para que trabajara como esclavo en tierra extraña. Eventualmente, el muchacho se escapó y logró volver a su tierra natal con el deseo de nunca más ver un a ningún irlandés.
El problema es que Dios tuvo otros planes para Patricio. Primero, se ordenó clérigo como su padre y su abuelo. Después se comisionó misionero de la iglesia británica. (Esos cristianos británicos todavía mantenían sus propias costumbres religiosas y litúrgicas). Luego,  el Señor le pidió que regresara al lugar de su esclavitud para evangelizar aquellos paganos pelirrojos.
Asimismo hizo Patricio, ya obispo y predicador de la Palabra Divina. Obedeció al Señor. Regresó a Irlanda. Convenció a los paganos a abandonar  sus brujos y sus ídolos para abrazar al único Dios verdadero, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Alzó la luz de Cristo donde antes reinaban las tinieblas. De su obra pastoral hoy hay memoria en la forma de leyendas como la de expulsar todas las culebras de la isla y costumbres como la de usar el trébol para acordarnos de la Trinidad y las fiestas que nos ofrecen un descanso en medio de la abstinencia cuaresmal.  
Del origen de los besos no sé nada, pero está bien. Hoy todos somos irlandeses—tan irlandeses como lo fue San Patricio.  
Datos interesantes: La cátedra San Patricio se ubica en la catedral anglicana de Armagh en Irlanda del Norte y su tumba se encuentra en el predio de la catedral anglicana de Down en la República de Irlanda.
 
 
 

lunes, 9 de marzo de 2015

Leyendo la Biblia con los discípulos



Cuando estaba preparando la enseñanza para este Tercer Domingo en Cuaresma, me di cuenta que el evangelio (Juan 2:13-22) me ofrecía un oportunidad para ver cómo los discípulos leían la Biblia y cómo la interpretaban.  

La escena del pasaje es el recinto del Templo en Jerusalén cuando la Pascua judía se aproximaba.  Jesús entra y revuelca a todo, provocando confusión y enojo entre la gente allí.  Juan nos informa que los discípulos se acordaron de la escritura (Salmo 69) que dice “Celo por tu casa me consume.”  Es tan sólo uno de los detalles del pasaje pero nos dice bastante de cómo leían las Sagradas Escrituras:

 Primero, sugiere que habían memorizado por lo menos unos versos de este salmo que no se citaba tan a menudo  en el judaísmo antes de Cristo. Este tipo de memoria viene de la repetición frecuente del texto. Es decir que rezaban los salmos, una práctica arraigada en el antiguo judaísmo y luego en el culto Cristiano que continúa hasta nuestros días en el Oficio Diario o Liturgia de la Horas.

Segundo, indica que los discípulos ya aplicaban los dichos y expresiones del Antiguo Testamento (su Biblia) a Jesús de manera profética. Los debates antiguos entre escribas y estudiosos se hacían en torno a si los pasajes se aplicaban sólo de manera histórica o si también tenían un mensaje profético. Ellos optaron por entenderlos como profecía. Al aplicar el dicho del salmo 69 directamente a Jesús revelaron que pensaban que las escrituras se cumplían delante de sus ojos.   

Tercero, si creían que Jesús estaba cumpliendo estas profecías, en medio de sus días, también tenían que creer que Jesús, su maestro no era cualquier rabino, por radical que fuera, sino el Hijo de David, es decir, el muy esperado Mesías del pueblo de Dios.
¿Dónde aprendieron a entender la Biblia así? Lo aprendieron de Jesús, su maestro que "empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras" (Lucas 24:27).
 Si le gusta leer "El Cura de Dos Mundos", por favor hágase miembro del blog. Así no tendrá que buscarlo cuando aparecen novedades.

jueves, 5 de marzo de 2015

La Guerrera de los Libros



Como padre no puedo estar más orgulloso de mi hija. Tengo muchas razones de estarlo--Es buena niña, estudia, logra buenas calificaciones, se porta bien, es muy lista y siempre me está contando los datos “interesantes” que descubre.  Además es bibliófila. De sus padres heredó la afición por los libros. Lee de día y de noche—Incluso escribe un blog sobre los libros que va leyendo (y son muchos).  Esta semana sus maestros le notificaron que representará a su escuela en “La Batalla de los Libros”. Require mucha preparación. Tiene que acordarse de detalles precisos de un listado grande de textos seleccionados y hacerlo bajo presión de tiempo.  Veremos qué tal en la competencia, pues será dura, pero hoy se me hincha el corazón por mi guerrera de los libros.




martes, 3 de marzo de 2015

La cruz en el mundo actual




En el evangelio del Segundo Domingo en Cuaresma los que usamos el Leccionario Común escuchamos a Jesucristo decir: “El que quiere ser discípulo mío que cargue con su cruz y que me siga porque el que desea salvar su vida la perderá y el que pierde su vida por mi causa y por causa del evangelio la salvará.” Me hizo pensar en que a menudo queremos tomar estas palabras de manera figurativa cuando a lo mejor son más literales de lo que nos imaginamos.

Si queremos verlas en la práctica sólo tenemos que mirar hacia Siria, Irak y Libia para darnos cuenta que el mensaje del Señor es serio. Si queremos seguir a Cristo, debemos estar dispuestos a perder nuestras vida, siguiendo el ejemplo de él mismo. A diario los que se creen seguidores de Dios raptan, violan, abusan y degüellan y crucifican a hombres, mujeres y niños sólo por el hecho de seguir a nuestro Señor.  A un siglo del genocidio de los cristianos armenios en la misma zona, se va repitiendo la masacre de nuestros hermanos.  Hemos de pedirle a Dios para que fortalezca a todos los cristianos para que en nuestro día no nos avergoncemos de su Hijo y hemos de reclamar públicamente para que el mundo no permita este intento eliminar a “el pueblo de la Cruz”.



Señor Dios, que en tu providencia misericordiosa asocias la Iglesia a los dolores de tu Hijo,  concede a los fieles, que sufren por tu nombre,  espíritu de paciencia y caridad,   para que se manifiesten siempre  testigos verdaderos y fieles de tus promesas;  por nuestro Señor Jesucristo. Amén.